Guía de limpieza de brochas y rodillos para reducir su impacto ambiental

Guía de limpieza de brochas y rodillos para reducir su impacto ambiental

24/02/2020

Para contribuir con la mejora medioambiental es importante concienciar a los usuarios de los productos para que contribuyan con un tratamiento adecuado de los utensilios.

ASEFAPI (Asociación Española de Fabricantes de Pinturas y Tintas para Imprimir), ha confeccionado una guía sobre la limpieza de brochas y rodillos para tratar de reducir los microplásticos que enviamos al medioambiente sin reciclar. Hemos recogido esta guía y la plasmamos a continuación.

¿Sabes cómo mantener adecuadamente brochas y rodillos y ser cuidadosos con el medio ambiente?

1- Si vamos a continuar pintando.

Cuando el trabajo de color va a durar varios días, no limpies la brocha ni el rodillo de un día para otro. 

La brocha envuélvela en papel film cargada de pintura, al día siguiente puedes continuar con la pintura. El papel film deberá estar seco para desecharlo como basura doméstica normal.

En el caso de un rodillo, actuamos de forma similar, lo almacenamos a temperatura ambiente en una bolsa de plástico hermética y podrá mantenerse en buenas condiciones unos días.

Al igual que el papel film, para desechar la bolsa de plástico como basura doméstica, debe estar completamente seca.

 

2- Una vez terminado el pintado.

Si has terminado o vas a cambiar de color, es aconsejable retirar la mayor cantidad posible de producto con las brochas y rodillos en la lata de pintura original antes de limpiarlos.

La brocha o el rodillo lo debemos limpiar con agua ya que estamos hablando de pinturas con base al agua.

Para limpiar correctamente estos utensilios hay que introducirlos en un recipiente a 40 °C aprox y dejarlos sumergidos durante 2 horas. Los rodillos de mayor tamaño pueden necesitar más de un ciclo de limpieza.

Saque la brocha o el rodillo del recipiente y sécalos con papel o con un paño seco viejo.

El agua de limpieza que contiene los restos de pintura debe tratarse como residuo doméstico y ser eliminado a través del centro de recogida de residuos de su comunidad o bien dejar que se evapore y desechar el recipiente con la pintura seca. Si tiene pintura restante, el recipiente debe ser cerrado herméticamente y recuerde almacenarlo en un lugar cuya temperatura no sea inferior a 0 °C o superior a 25°C

Si quieres deshacerte de la pintura sobrante llévala a su punto de recogida de residuos local.

¡Importante! Nunca vaciar los restos de pintura en desagües o similar.

Por la parte que nos toca queremos ayudar a los usuarios a que contribuyan a reducir los microplásticos que enviamos al medioambiente sin reciclar.

PUNTOS DE VENTA

Encuentra tu tienda y tu especialista en pintura y decoración TKROM más cercano.